viernes, 8 de noviembre de 2013

Así vivo el tiempo en el que busco



                                           Arrinconado el sol en estas horas de estío
                                           donde la sombra es huidiza y el aire escaso,
                                           la urbe anda astillada en trozos de hombres
                                           y sus huesos sirven de pan a los gorriones.

                                           La mano de la tarde borra con su palma
                                           todas las sonrisas que encuentra asomadas
                                           a las terrazas de los que esperan la noche                                         
                                           y su esperma galáctico, que tornarán los poetas
                                           en palabras, en gritos silenciosos que acompañen al ocaso.

                                           La lluvia ha olvidado
                                           el fango que envuelve las costillas y las simientes,
                                           como Dios lo ha hecho con nosotros;
                                           ése que tanto se ha jactado de su obra
                                           y que ahora se esconde y se avergüenza de sus creaciones.
                                           
                                           Así vivo el tiempo en el que busco
                                           aquel rayo verde, que alguna vez tildé en el horizonte;
                                           un destello que el mar ha borrado detenidamente,
                                           hora a hora y ola a ola,
                                           sin dejar huellas, ni esperanzas, ni paz que sosiegue
                                           esta perdida sombra que dibujo y que se aleja sin mí
                                           a los ataúdes de los árboles sembrados
                                           en el lodazal donde viven las sirenas expulsadas del océano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario