domingo, 4 de agosto de 2013

Donde transitan los muertos


                                           A estas horas,
                                           que el sol se despide de los escaparates
                                           y se apaga el aroma de las flores en la plaza,
                                           ahora que no hay canciones, ni chiquillos que salten
                                           alrededor de los charcos que ha sembrado la tormenta.

                                           A estas horas,
                                           cuando lentamente se callan las calles
                                           y pierden todo el valor, y reconocen su derrota;
                                           ya no quedan sombras
                                           ni siluetas de ceniza en las aceras.

                                           Ahora,
                                           que la luna se asoma y el asfalto
                                           vuelve a tener hambre de pasos y de sombras,
                                           los caminos se convierten en un ir y venir de fantasmas;
                                           un lugar baldío por donde transitan los muertos.

                                           He llegado hasta aquí,
                                           no sé cómo, ni cuándo, pero sí el porqué
                                           de mi caminar por estas hojas del mapa.
                                           Y aquí te esperaré, detenidamente,
                                           hasta el amanecer que te regale el silencio,
                                           hasta la noche que te deshaga en la calma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario