viernes, 28 de diciembre de 2012

Tiempo de hilas

 
 
Ya viene el tiempo de las hilas,
de los lienzos desgarrados y las hebras de trapo.
Ya llega la hora de curar las llagas
y las heridas abiertas,
de romper las horas, como tambores de Calanda,
hasta que den, los árboles, sus frutos,
que nuestros hijos recojan y degusten
como melocotones frescos y dulces,
con su regusto amargo.
 
Ya viene el tiempo de las hilas,
de esperar ese viento que ayude
a deshilacharlas y enhebrarlas,
como versos caídos
de la soledad y el silencio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario