domingo, 2 de octubre de 2016

La lluvia y las amapolas




    La lluvia siega amapolas
    con sus azadas blancas de luna y plata.
  
    Otras flores se esconden,
    se defienden del viento y la tormenta;
    sólo quieren morir a solas
    en las manos del que se enamora
    y quiere contar sus pétalos, uno a uno,
    como días o como noches.
   
    Las amapolas, sin embargo,
    se dejan desangrar en las aceras
    como granos de granadas,
    y pintar campos de batallas del amor,
    del vino y las alfombras.

    La lluvia y las amapolas son el destino,
    son ese fugaz momento en el que descubres
    que todo estaba escrito en un único instante.
 

lunes, 12 de septiembre de 2016

Los poetas descalzos





Los poetas vamos descalzos,
pisamos la tierra y sentimos las piedras
clavarse como agujas de sal entre las llagas.

A los poetas también nos da calor la hierba
y nos abraza el aire de poniente,
como una madre que recuerda
que aún somos niños desnudos en la playa.

Los poetas hablamos con el mar,
usamos los dedos para trazar hilos de luna
que viajan hasta la orilla y allí se quedan.
A veces, hundimos las manos en las fuentes frías
y buscamos monedas perdidas por los amantes.

Los poetas tenemos brocales de pozos escondidos
donde asomamos
a festejar la frescura de lo oscuro sin vuelta;
nos gusta el vértigo,
la palabra infinito y el final del universo.

Los poetas pisamos el fuego,
y a cada paso dejamos
cenizas escritas con tinta de nubes negras.
Los poetas reímos y lloramos barro,
dormimos atrapados entre montañas
de soledad, y desvelamos enigmas
como el amanecer o el silencio.

Los poetas vamos caminando
y escribimos versos de lluvia y sangre,
sabemos que la vida cabe en una caja
y que el amor se puede sentir
en un único verso.

jueves, 1 de octubre de 2015

La derrota



                                     Tenemos en la puerta
                                                   todas las armas abandonadas,
                                                   las lanzas rotas y amontonadas como piedras,
                                                   los cuchillos secos y oxidados
                                                   y los escudos polvorientos y resquebrajados
                                                   por el paso del tiempo y de la lluvia.
                                             
                                     No reparamos nunca
                                                   en que algún día nos harían falta,
                                                   que habría que rescatarlas para defendernos
                                                   de la niebla aliada de las noches sin fondo.
                                                   
                                                   Ahora
                                                   tratamos de ataviarlo todo con prisas,
                                                   excavamos trincheras con las manos y, ya sin tiempo,
                                                   hacemos huecos en la tierra y elegimos madrigueras
                                                   dónde esconder
                                                   vestigios de otro tiempo
                                                   que dejamos escapar
                                                   como copos de nieve en verano.

                                     La niebla se acerca
                                                   y con ella el canto enemigo,
                                                   que ríe y bebe sediento y baila, esperando
                                                   a que estemos exhaustos y sin aliento.
                                              
                                     Nos vencerán,
                                     nos vencerán como vencieron a otros
                                                   aún más armados y aún más valientes.

                                        Tenemos en la puerta
                                                  todas las armas abandonadas
                                                  y la lluvia riega paciente la hierba
                                                  donde descansaremos.

                                    Es la derrota,
                                                  la noche en pleno día,
                                                  las hojas derramadas en otoño,
                                                  almohadones blancos y sábanas de seda
                                                  que anuncian pacientes nuestra llegada.
                                                  Es el tiempo, que juega a borrarnos,
                                                  que nos derriba del tablero a manotazos
                                                  como un niño enfadado
                                                  apunto de perder la partida.

                                    No pudo la soledad con nosotros
                                                 -no podrá nunca-
                                                 pero el tiempo, ese verso inefable,
                                                 tratará de olvidarnos
                                                 como lo hace el mar con sus poetas.



 

domingo, 7 de junio de 2015

La fotografía



                                             Cuando los ojos sospechan que ha caído la tarde
                                                 y aparecen sigilosas las estrellas
                                                 como tiros en el aire.

                                                 Cuando la luna advierte que está atrapada en el río
                                                 y no se olvida nunca del río,
                                                 cuando mi voz me encuentra y me pregunta:
                                                 dónde estoy yo, para llamarme;
                                                 dónde estás tú, para escribirte;
                                                 dónde está el resto de la poesía.

                                                 Cuando las hojas caen del árbol
                                                 y no se olvidan nunca del árbol,
                                                 y la urbe -que anda siempre entretenida-
                                                 se detiene unos segundos a mirarnos,
                                                 es que hizo el amor una de sus fotografías
                                                 para guardarla siempre en el álbum de los versos.


 

viernes, 13 de marzo de 2015

El azahar


                                            
                                                              El azahar calumnia el aire con desprecio
                                                   y avergüenza al invierno,
                                                   y, eróticamente, agria
                                                   el paladar a la naranja,
                                                   la lluvia a la flor,
                                                   el susurro a las abejas,
                                                   y el aroma al corazón
                                                   que recuerda
                                                   labios que ya son
                                                   de otras primaveras.

                                                   No nace la fruta, espera
                                                   a que su flor sea blanca
                                                   hoja de papel para los poetas.

                                                   Lo sabe la ciudad,
                                                   cambia su color,
                                                   y la rosa es testigo,
                                                   y la lluvia simiente,
                                                   y la hebra, el ojal
                                                   donde el clavel matará
                                                   su impaciencia.

                                                   La luz se empeña en borrar
                                                   las huellas de los niños en los charcos,
                                                   y tus manos,
                                                   repletas de jazmines abotonados,
                                                   quieren robar al río todas las estrellas.

                                                   Y la vida
                                                   juega a dejarnos sabor de boca,
                                                   como un helado de fresa
                                                   interminable.


sábado, 6 de diciembre de 2014

Quien quiera


                                             Quien quiera, que tome mis viejos zapatos
                                                 y rompa a cruzar mi mismo camino,
                                                 y salte o despiece los cantos de barro
                                                 que esperan volver a marcar mi destino;
                                                 y beba el vino que jamás me ha saciado
                                                 e inhale el aroma que ya no respiro,
                                                 y encuentre las sombras que un día dejaron
                                                 destellos de luz en mis ojos cansinos.

                                                 Y llegue a mi tumba, y encuentre enterrado
                                                 mi cuerpo cubierto de hiedra y racimos,
                                                 y arranque aquel nombre que fue mi pasado,
                                                 y apague la luz, y me deje tranquilo.


 

jueves, 30 de octubre de 2014

Noches sin fondo





Amable piel cubierta de tinajas,
desde la sombra esperas
que hunda mi copa y beba.

Estoy sediento,
y tu boca me da
- ánfora de barro y carne de la tierra -
el ansiado licor que dibuja
secretos umbrales del paraíso.

Bebo,
recorre mi garganta tu calor hasta saciarla
y una cascada de risa
inunda el lugar donde escondo
toda la ira y la nostalgia
que, día a día, me agota.

¡Oh, vino amado!, brindo por ti,
y contigo saboreo
mi leyenda y mi derrota:
aislado fruto de mis adentros
que nadie sabe (ni lo atisba)
como savia que alimenta
                                               los versos aliados a las noches sin fondo.